miércoles, 5 de septiembre de 2018

Septiembre: mes de cambios


Septiembre es un mes asociado al síndrome post vacacional pero a mi me gusta pensar que es el comienzo de una nueva etapa. La mayoría de gente hace su lista de propósitos, deseos, objetivos en Enero pero a mi me gusta planteármelos en Septiembre y comenzar mi año después de un periodo de descanso, relax y reflexión.



Si os digo la verdad, el verano me da pena que se acabe. Es una de mis épocas favoritas, no sólo por la luz y el relax. Me encanta disfrutar del tiempo libre con los niños, jugar con ellos a todas horas, hacer escapadas en familia, leer, despertarme sin horarios, acostarme viendo las estrellas o simplemente no hacer nada.

De Septiembre lo que no me gusta es que los peques vuelvan al cole, los horarios, las prisas... No ha sido un verano fácil con ellos pero aún así me da pena el tener que despertarlos, el limitar las horas de ocio a los fines de semana, el no poder hacer guerras de agua o de pintura a cualquier hora y tantas y tantas cosas… pero no os voy a mentir, necesitaba que llegara la rutina.

Bendita rutina, esta sí que es necesaria. Septiembre lo veo como una nueva oportunidad para enfrentarme a retos nuevos, a poder organizar mi  cabeza, establecer con ilusión proyectos nuevos, saber gestionar mi tiempo y mis ilusiones.

Lámina de Septiembre de Lucia Be, la podéis descargar

Es un buen momento para hacer balanza y dar pasos en firme. En este caso os voy a comentar mis pasos a nivel profesional.

Llevo una temporada con el blog parado, así que he decidido retomarlo con calma. Tengo muchos post en borradores y muchas cosas que contaros y mi propósito es ir sacando por lo menos uno a la semana con ideas y planes chulos. Hay muchas colaboraciones pendientes y cositas en mente que seguro que os encantan.




Otra cosa que tengo en la cabeza que cada vez va cogiendo mucha más forma es mi marca personal: Margus. He estado trabajando todo el verano en ella y dentro de poco os contare las novedades. Espero y deseo que me sigáis en este camino tan duro del emprendedor.

Siento mucho el parón pero lo necesitaba para coger impulso, fuerzas y ganas para comerme el mundo. 
¿Me acompañas?

1 comentario: