miércoles, 17 de enero de 2018

Rehabilitación del suelo pélvico

Uno de los propósitos que tengo para este 2018 es poner en regla mi suelo pélvico. Propósito que tengo en mente desde hace casi 6 años y que por una cosa o por otra no me ha funcionado o no he sabido dar con la tecla. 

Cada vez soy más consciente sobre esta parte de mi cuerpo y deseo que todas analicemos y rompamos tabues. No es ni la primera ni será la última vez que me encuentre con alguien que me diga ¿pero no es normal que después de dar a luz, tenga alguna pérdida cuando estornudo o cuando cojo peso? Pues no, no es normal.

¿Por qué cuando nos rompemos una pierna automáticamente pensamos que tenemos que hacer rehabilitación sea más grave o menos grave la lesión y sin embargo sufrimos una episiotomía (corte en el musculo) y no pensamos que hay que rehabilitar la zona? pero lo peor de todo ¿Por qué nos avergonzamos y no hablamos del tema?

En mi caso he tenido dos embarazos con bebés muy grandes (3.890 y 4.100 casi nada) muy seguidos, episiotomías de kilómetro y medio, partos instrumentados... vamos, un completo para tener el suelo pélvico apto para la jubilación.



Pero me resigno a dar la batalla por perdida. Cuando di a luz a mi segundo hijo luché por conseguir que me mandaran a rehabilitación por la seguridad social. ¿Pero la seguridad social cubre esta rehabilitación? Pues si, señoras. Mi médico de cabecera insistía en que no y por fín después de varias visitas me derivó a ginecología y de ahí a la rehabilitación. Bravo, bravo y bravo. 

Os contaré que mi rehabilitación consistió en sesiones de electroestimulación que me ayudaron a fortalecer la zona pero se me quedaron cortas. Así que aunque seguiré dando guerra hasta quedarme bien (supone un malestar psicológico importante) he decidido ir por lo privado y ponerme manos a la obra. Ya he empezado en esta segunda fase tan importante para mi, espero que sea la última y que efectivamente me recupere si no al 100 a 99, tengo todas mis esperanzas en ello.




Y os animo a cuidaros, exploraros y dejaros de tabues. Somos muchas más de lo que creemos y en muchas ocasiones tiene remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario