lunes, 23 de diciembre de 2013

Revisión de los dos años

Imagen cogida de guía infantil
La semana pasada fuimos a la revisión de los dos años… y cada vez que me informo o lea acerca de esta revisión me cabreo más y más. Resulta que mi hija ha tenido la mala suerte de nacer muy cerca de una fecha señalada y claro, los pediatras están de vacaciones y hay sustitutos (nos pasó en la revisión de los 12 meses y nos ha vuelto a pasar en la de los 2 años)
No estoy en contra de los sustitutos, siempre y cuando se preocupen por el paciente y le presten la atención adecuada en cada momento, pero como están de paso… ¿para qué van a prestar la más mínima atención? Total en un par de días nos vamos fuera….

Mi queja viene a que llegamos al pediatra, me dijo que no hacía falta quitarle ni ropa ni pañal a la niña. Le escuchó un poco la respiración y le dijo muy serio, “a ver, tose” ¿¿¿perdone??? ¿Usted cree que una niña de 2 años sabe toser? Igual si, pero mi hija no sabe ni sonarse los mocos.
¿Se queja del oído?, no… no me ha dicho nada. Ahh pues lo tiene inflamado.

Venga señora ya está todo listo, se puede ir.

¿Perdón? ¿No me ha dicho que tiene el oído inflamado? ¿Qué le pasa? ¿Tengo que hacer algo? Ahh siii te mando unas gotas, bueno no, si ves que dice ay y se queja le das dalsy ¿?¿?¿? y si se queja mucho me la vuelves a traer. (NI DE COÑA)

¿Y las toses? Ahhh, nada he creído ver y oír algo pero no tiene nada… (La niña está con unos mocos… vamos típicos de la época) Se puede ir….

Imagen extraída de aqui
En fin, nada de revisarle los ojos, ni las caderas, ni hacerme ningún tipo de pregunta acerca del pequeño… salí de ahí convencida de que la semana que viene voy a volver a pedir cita para cuando vuelva su pediatra. Pero ¿Por qué tiene que pasar esto así? NO me parece justo tener que pedir dos días de permiso para que las personas no hagan bien su trabajo o que no se lo tomen en serio.

En teoría en esta revisión el pediatra examina los ojos para descarta estrabismos. Además, habitualmente pregunta a los padres si guiña o entorna los ojos en exceso, si le cuesta fijar la vista, si tiene conjuntivitis con frecuencia... (Mi niña tiene conjuntivitis cada dos por tres… ya no sé si porque tiene alergia o porque se toca con las manos sucias)

Se mira también la audición del niño. Su capacidad auditiva debería ser similar a la que tiene un adulto.

Se ve si el pequeño usa o no pañal. El pediatra normalmente en esta revisión recomendará a los padres que vayan acostumbrando al niño a ir al baño cuando tenga ganas de hacer pipí o popó, sobre todo durante el día, momento en que es capaz de controlar más los esfínteres, sobre todo a la hora de hacer popó. (Vamos eso ni nos lo mencionó)

Se explora la motricidad gruesa (si anda bien, salta, empuja una puerta...) y la fina (si es capaz de hacer una pinza con los dedos, girar la perilla de una puerta, colocar unas piezas encima de otras...). A esta edad los niños ya caminan, corren, suben y bajan escaleras. También sujetan objetos y los dirigen hacia el punto que quieren (la cuchara a la boca, por ejemplo).

Imagen cogida de Ser padres
Se mide y se pesa al niño, los resultados se trasladan a las gráficas de las curvas de crecimiento, donde se tendrá en cuenta el sexo para determinar un percentil. Y analiza su evolución.

Se auscultan el corazón y los pulmones del pequeño, se palpa el abdomen para descartar posibles alteraciones de vísceras o acumulación de heces y se exploran la dentadura, la garganta y los ganglios para comprobar que estén en perfecto estado. También se examina la piel para descartar que sufra dermatitis atópica y se revisa el aparato genital. En los niños se observa la posición de los testículos y, en las niñas, el pediatra realiza un examen de la vulva para descartar infecciones y adherencias de los labios menores. Por último, el médico examina el aparato locomotor (pies, rodillas, caderas y columna), con miras a descartar alguna alteración anatómica o de postura.

Ya puede comer de todo, por lo que el pediatra orienta a los padres sobre cómo tiene que ser su dieta. Por ejemplo, les dirá que debe consumir a diario verduras, hortalizas, carne y/o pescado y lácteos. En cuanto a los cereales, la pasta y el arroz deben comerse dos veces por semana.

Aunque puede haber mucha diferencia entre un niño y otro, lo normal es que ya maneje más de 50 palabras, use pronombres y construya frases de más dos palabras. Y también es capaz de etiquetar y clasificar elementos (distinguir los animales de las plantas, los hombres de las mujeres, sus juguetes de los de su hermano...).

El pediatra suele aconsejar a los padres que ayuden a su hijo a cepillarse los dientes tres veces al día con una pasta con flúor, a lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño y a dormir unas 10 horas diarias. También suele explicarles que para que el niño descanse bien necesita una rutina estable cada noche: primero cena, luego cuento y después... ¡a dormir!

En fin, que cada vez que busco, leo, me informo de esta revisión… me enfado más y más….




(La información de lo que se hace en esta revisión está sacada de padresehijos.com)

1 comentario:

  1. Te diré que a mi la revisión de los 18meses me tocó en verano con la pediatra de vacaciones y la sustituta le dijo a la enfermera que la pasara ella sola, yo me enfadé, protesté y pedí cita xa la semana siguiente, cosa que aprobaba hasta la enfermera...en fin!

    ResponderEliminar