lunes, 4 de noviembre de 2013

Salir a comer con niños en Murcia; Taberna el Bistró Casablanca






El pasado fin de semana, aprovechando la visita de mi hermano, hemos organizado una comida familiar como homenaje a mi tío, ya que lleva unos meses sin parar de recibir nombramientos y nombramientos. Y para nosotros cualquier excusa es buena para juntarnos al rededor de una mesa.




Me puse manos a la obra como buena "Jefa de relaciones públicas y eventos". El reto era buscar un sitio donde pudieramos estar tranquilos todos (adultos y pequeños) comer, pasar un rato agradable y alguna que otra sorpresa. Tras descartar otros lugares nos decidimos por el Restaurante Casablanca que hay a la subida de Altorreal.





Tiene un parque infantil muy interesante en la terraza trasera, cerrado, los niños no se pueden salir por ningún sitio. Tiene una piscina de bolas (esparcidas por todo el jardín) pero aún con subidas y bajadas, unos columpios, tobogan y todo con cesped artificial y suelo de goma. Para ellos todo un entretenimiento asegurado.



Importante, tiene cambiador en el baño de señoras. :)



Como fuimos con el menú cerrado no puedo hablar mucho de la carta que tienen y del precio. Nosotros comimos como para una boda y el precio me pareció muy recomendable. Calidad precio bueno. Salimos a 30 por persona.

Servicio también bueno. No me puedo quejar, el cocinero salió en un par de ocasiones, muy atento. El director comercial también vino a presentarse (ya que habíamos cerrado con él la comida). Y la camarera estuvo pendiente de nosotros en todo momento.

Tengo algunos peros... Reservé la mesa con tronas y lo especifique varias veces... aun así, cuando llegamos estaban todas las tronas dadas y no fue posible tener una para nuestra mesa. La reserva era para las 14.30 y aún estando en la sala, los niños empezaron a comer a las 15.15 (los más pequeños al final no comieron porque estaban cansados) Los platos en las mesas de adultos estaban puestos y en la de pequeños no había nada, tuvimos que pasarles queso y jamón de nuestra mesa.


Cuando vino el director comercial a presentarse intenté darle mi punto de vista y me dejó con la palabra en la boca, acto que me gusto mas bien poco o nada. Una pena que después de una comida tan buena el servicio en sala la eche a perder.

Como cosa positiva, nos pusieron cava y sidra (corrió por cuenta de la casa). Hubo un momento que estaban tardando mucho en sacar el plato principal y para que no esperáramos nos sirvieron unas croquetas de leche fresca que estaban deliciosas (también por cuenta de la casa) y para los dos más pequeños, nos sacaron un helado de galleta maría casero, que llegó un poco tarde, pero llegó.

El sitio me gustó, la comida también pero los detalles... quizás si uno va a comer sin más, sin celebraciones de ningún tipo, la cosa cambia y la percepción es distinta.

Podeis ver mas cosas del sitio aqui, os recomiendo ver el vídeo para haceros a la idea.

4 comentarios:

  1. Si es que al final el precio lo rebajan del servicio, es una pena como dices...Porque niños tan peques hacerles esperar tanto..pobrecillos!! Creo que la solución sería llegar una hora antes de la reserva,,,jejeje ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo! una pena porque está muy enfocado a los niños pero el servicio... lento lento... :(

      Eliminar
  2. Y ¿por qué siempre el cambiador en el aseo de señoras? jijijij

    Cosas pequeñas hacen bueno o malo a un restaurante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Po zi... además tienen una especie de descansito común donde podrían poner el cambiador pero para variar donde las tías.Ahora te digo una cosa, mi marido entro en un par de ocasiones a cambiar a los peques... es lo que hay

      Eliminar