jueves, 7 de marzo de 2013

Mi hijo muerde ¿que hago?


Hace un mes aproximadamente empezamos a notar que A. de vez en cuando le daba por morder. En principio no le dimos mucha importancia pero la cosa empezaba a convertirse en costumbre, quizás estando jugando con papá o mamá de repente cogía la mano y la mordía, a su primo Javi también lo tenía frito… hasta que llegó el día que la profe nos mandó una nota diciendo que le había mordido a una niña en la cara. ¡Horror! ¡Pánico!

Lo primero fue pensar en esa pobre niña, ¿Qué habría hecho para merecerse ese trato? Y en su madre y en las maldiciones que me estaría echando. Lo pasé muy mal y no sabía cómo reaccionar. Como enseñarle a A. que eso no se hace y que hay que tratar a los niños con caricias y besos.

Me dediqué a leer y a pedir consejo a todos los que estaban a mi alrededor, para poder corregir esta conducta que no me gustaba nada de nada.

Os comento mis conclusiones.

Existen distintas razones por las cuales un niño muerde. ¿Por qué lo hacen?




1. Puede ser porque le estén saliendo los dientes y busque una manera de calmar las encías por lo que muchas veces muerden lo que pillan.

2. Aún no hablan y sólo se comunican con gestos y muecas. Puede ser una forma de interactuar o de llamar la atención.

3. Puede ser una muestra de cariño o de nerviosismo, hay veces que tienen mucha energía y no saben canalizarla y de ahí que lo hagan a través de un mordisco.


4. También podría ser por imitar a otro niño.



Hay varias razones por las cuales nuestro hijo podría morder ¿se puede educar? Normalmente esta conducta desaparece y/o se pueden corregir.

Nunca, nunca hay que devolverle el mordisco. Y lo escribo a conciencia porque he visto corregir conductas no correctas con la misma moneda… El niño no es consciente del dolor y de la acción.

¿Qué hay que hacer? Si leemos e investigamos hay millones de consejos y nos podemos volver locos.

¿Qué hemos hecho nosotros? Creo que A. tiene mucha energía y no sabe como canalizarla. Las veces que ha mordido ha sido por exceso de cariño(es mi criterio) De hecho ella muerde un segundo y suelta y suelen ser los dedos…

Bueno que me voy por las ramas, las cosas que hemos hecho y creo que estamos mejorando. Lo primero (por si acaso eran los dientes) llevamos a la guarde un mordedor para que ella cuando estuviera un poco activa se lo diera la profe y así canalizar su energía.

A los abuelos, tios, primos… decirles que si ella muerde no hay que reírle la gracia… decirle que haga caricias y que si muerde nos ponemos tristes.

En casa estamos intentando potenciar las cosas buenas, haciendo muchas fiestas de las cosas buenas que hace y cuando hay algún amago de mordisco decirle que nos ponemos muy tristes. Y esto lo estamos haciendo así ahora porque parecía que cuanto más le regañábamos con las cosas, más lo hacía (en plan juego) Así que psicología inversa.

Ahora ella cada vez que sabe que ha hecho algo bien, se frena, nos mira y empieza con una sonrisa a hacer palmas y decir bien, bien!!

En la guarde nos dicen que ya no lo ha vuelto hacer y a su primo ahora ha aprendido a dar besos y le hace caricias.


Asi que creo que estamos en el camino correcto, hay que tener un poco de paciencia y al final todo va sobre ruedas…  Cruzo los dedos para que no lo vuelva hacer…

6 comentarios:

  1. Muy buen post...

    http://salissaprincess.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Panameñas!!! ;) vosotras habeis tenido problemas de este tipo?

      Eliminar
  2. Muy interesante! Yo creo que muerde por impulso amoroso, la mia tb lo hace con nosotros en algun abrazo impetuosp...jeje Me parece perfecta tu forma de proceder. Paula tb hace lo de los desafios... Menudo par de bichos! Unbeso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy ojalá que sea por esto. La profe esta semana está muy contenta porque no lo ha vuelto hacer (yo mucho más) y está de lo más participativa y alegre. Espero que le dure.
      Un besico

      Eliminar
  3. A nuestro Peque por morder no le ha dado (crucemos los dedos), bueno... al Gatito si le muerde las orejas, pero es como si fueran besos ;) y estamos trabajando para que no lo haga y lo cambie por caricias.

    Lo que si tiene es una manía de pegarnos cuando se enfada, por ahora le explico que está mal y que me pongo triste (eso le hace gracia) y le empiezo a dar besos para que vea lo que a Papi le gusta, esto último parece que funciona en bastantes ocasiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa técnica es muy buena... de echo creo que es lo mejor,ver lo que nos pone tristes y contentos. Seguro que lo aprende rápido.
      Muchas gracias por pasarte por mi blog y comentar. :)

      Eliminar